Proceso de producción

 



 

Espanol Portugues English Deutsch

El proceso de elaboración es complicado y largo. La madera usada es de acacia o de roble y para el oscurecimiento del color del whisky y del aguardiente, a veces se usa la morera.


El vino blanco de ámbar se conserva en toneles de acacia. Sin embargo, los mejores y más fuertes son las pipas de roble.


El roble contiene taninas que le atribuyen un aroma específico al alcohol. Los árboles se cortan en los días de verano cuando sus poros todavía están cerrados, después se sierran en tablas personalmente por los especialistas en toneles.

 

Los troncos se ordenan al aire libre uno encima de otro de manera que entre de ellos pueda pasar el aire. Así se quedan 2 – 3 años, para secarse de modo natural y después ya son aptos para el uso.

El grueso de los listones varía de acuerdo con el tamaño del tonel requerido. Por ejemplo: 4 cms. para 500 litros y 3,2 cms. para 230 litros.


Para que se pueda conseguir la forma específica del artículo, el ancho de los listones varía en sus diferentes partes – los dos extremos son más estrechos del medio con 1-2 cms. Después de esmerilado, las tablas se ordenan en forma de cono y alrededor de éstas se coloca el primer aro. Arquear la madera por el otro lado del cono se hace por medio del calentamiento. Se hace un fuego y el cono se mantiene ”a vapor” mientras los listones se ablanden. Los mismos se encogen y sobre estos se ensartan los demás aros. Entre los aros y el canal donde entra el fondo del barril se coloca un tipo de espadañas para más fuerza. El cesto obtenido se deja secar.